Tu estás aquí
Inicio > policiales > Venganza sangrienta: fracturó la cabeza al agresor de su hermano

Venganza sangrienta: fracturó la cabeza al agresor de su hermano

Un ex integrante de Prefectura atacó a golpes a un joven que ahora se halla internado en peligro de muerte. Lo hizo, según se investiga, para vengar a su familiar, quien un día antes sufrió una paliza en una riña. La Policía lo detuvo por intento de homicidio.

Un ex efectivo de Pre­fec­tu­ra Na­val Ar­gen­ti­na re­sul­tó de­te­ni­do en la ca­pi­tal pro­vin­cial, ba­jo la acu­sa­ción de in­ten­to de ho­mi­ci­dio. Se­gún tes­ti­gos, fue quien el miér­co­les a la no­che gol­peó sal­va­je­men­te a un jo­ven en la ca­be­za, provocando do­ble frac­tu­ra de crá­ne­o.
La agre­sión san­grien­ta ha­bría si­do una ven­gan­za. El día an­te­rior, un her­ma­no del ex prefecturiano ha­bría su­fri­do una gol­pi­za a ma­nos de quién hoy se ha­lla in­ter­na­do con ries­go de muer­te.
Fuen­tes po­li­cia­les pre­ci­sa­ron a épo­ca que, en el área de te­ra­pia in­ten­si­va del Hos­pi­tal Es­cue­la, per­ma­ne­cía in­ter­na­do el su­je­to agre­di­do, iden­ti­fi­ca­do co­mo An­drés Bi­llor­do, de 28 años, alias “Pe­pón”.

Bi­llor­do pre­sen­ta frac­tu­ra de am­bos pa­rie­ta­les y hun­di­mien­to de crá­ne­o.
El sin­di­ca­do au­tor de es­te ata­que res­pon­de a la iden­ti­dad de Ma­xi­mi­lia­no Cuen­ca, de 26 años.
El epi­so­dio de vio­len­cia ex­tre­ma su­ce­dió an­te­a­no­che, a eso de las 22, en ca­lle Los Al­pes al 500 del po­pu­lo­so ba­rrio San Mar­cos.
Cuen­ca cir­cu­la­ba en una mo­to jun­to a otro su­je­to, cuan­do ha­brí­an in­ter­cep­ta­do a Bi­llor­do en la vía pú­bli­ca.
“Pe­pón”, a su vez, es­ta­ba en com­pa­ñía de un ami­go, quien se con­vir­tió en el prin­ci­pal tes­ti­go.
Al pa­re­cer, Cuen­ca bus­có ven­gar­se de una pa­li­za que el mar­tes pa­de­ció su her­ma­no, lla­ma­do Lau­ta­ro.

A de­cir de fuen­tes del ca­so, Bi­llor­do se­ría el agre­sor de Lau­ta­ro, un jo­ven que acu­dió a la co­mi­sa­ría Sép­ti­ma a ra­di­car la de­nun­cia por aquel epi­so­dio.
Cuan­do en­con­tró a “Pe­pón”, Ma­xi­mi­lia­no lo gol­peó en for­ma rei­te­ra­da, de­ján­do­lo ten­di­do en el sue­lo, des­ma­ya­do y ma­nan­do abun­dan­te can­ti­dad de san­gre.Des­pués, es­ca­pó en la mo­to­ci­cle­ta que ma­ne­ja­ba su acom­pa­ñan­te.

La Po­li­cía no pu­do ha­llar el ob­je­to usa­do pa­ra pro­vo­car las he­ri­das a Bi­llor­do. Al res­pec­to, tras­cen­dió que se­ría la cu­la­ta de “u­na pis­to­la” el ins­tru­men­to uti­li­za­do pa­ra ases­tar los gol­pes.
A las po­cas ho­ras, en las re­des so­cia­les tras­cen­die­ron fil­ma­cio­nes de per­so­nas asis­tien­do al he­ri­do mien­tras es­pe­ra­ban la am­bu­lan­cia.
Efec­ti­vos de la co­mi­sa­ría sec­cio­nal Sép­ti­ma de­tu­vie­ron ayer al ex­pre­fec­tu­ria­no.
Con in­ter­ven­ción del Juz­ga­do de Ins­truc­ción 3 y de la Fis­ca­lía 6, se ini­ció una cau­sa ca­ra­tu­la­da co­mo “su­pues­ta ten­ta­ti­va de ho­mi­ci­dio”.

Top
A %d blogueros les gusta esto: