Tu estás aquí
Inicio > policiales > Corrientes: Un hombre fue atacado a fierrazos y ahora lucha por su vida

Corrientes: Un hombre fue atacado a fierrazos y ahora lucha por su vida

La víctima fue agredida por sus tres primos, su tío y un yerno de este, quien además es integrante de la Prefectura. El jueves por la tarde ya habría ocurrido un incidente similar.

Una dis­pu­ta de vie­ja da­ta ter­mi­nó de la pe­or ma­ne­ra, cuan­do un jo­ven de 25 años re­ci­bió va­rios gol­pes en la ca­be­za con un ele­men­to me­tá­li­co y de­bió ser hos­pi­ta­li­za­do. Su es­ta­do es de­ses­pe­ran­te de­bi­do a las va­rias frac­tu­ras que pre­sen­ta en el crá­ne­o. El au­tor del ata­que se en­tre­gó ayer en la co­mi­sa­ría del ba­rrio y se in­ves­ti­ga la par­ti­ci­pa­ción de sus hi­jos y la de un ele­men­to de la Pre­fec­tu­ra Na­val Ar­gen­ti­na y que se­ría yer­no del prin­ci­pal sos­pe­cho­so del ata­que.
La víc­ti­ma fue iden­ti­fi­ca­da co­mo Ra­fa­el Fer­nán­dez, de 25 años, y se­ría su pro­pio tío quien lo ata­có a gol­pes con un ele­men­to con­tun­den­te, que se pre­su­me po­dría ser una va­ri­lla me­tá­li­ca o un ca­ño, se­gún los da­tos apor­ta­dos por al­gu­nos tes­ti­gos del he­cho.

Si bien el in­ci­den­te que ter­mi­nó man­dan­do a Fer­nán­dez al hos­pi­tal ocu­rrió la ma­dru­ga­da del sá­ba­do, to­do ha­bría ini­cia­do un par de dí­as an­tes con al­gu­nas es­ca­ra­mu­zas en­tre la víc­ti­ma, su tí­o, sus tres pri­mos, en­tre ellos una mu­jer y la pa­re­ja de es­ta que per­te­ne­ce­ría a la PNA, in­di­ca­ron alle­ga­dos a la fa­mi­lia del jo­ven he­ri­do.
En esa opor­tu­ni­dad, la víc­ti­ma ya ha­bía si­do agre­di­da fí­si­ca­men­te y ame­na­za­da de muer­te por un su­je­to de ape­lli­do Or­tiz, de 48 años, quien se­ría na­da me­nos que su tí­o, se­gún in­di­ca­ron las fuen­tes.
Al­gu­nos de­sa­cuer­dos del pa­sa­do los ha­bría en­fren­ta­do y aho­ra esa ma­la re­la­ción re­cla­mó san­gre la ma­dru­ga­da del sá­ba­do, más pre­ci­sa­men­te al­re­de­dor de las 5:30 cuan­do Or­tiz, sus dos hi­jos va­ro­nes y su hi­ja mu­jer, jun­to con su yer­no, lle­ga­ron has­ta la ca­sa de Fer­nán­dez, por ca­lle Sa­muel Mor­se al 900 del ba­rrio Pue­bli­to Bue­nos Ai­res de la ca­pi­tal co­rren­ti­na.

El jo­ven se en­con­tra­ba jun­to a dos com­pin­ches, be­bien­do fren­te en su ca­sa, por lo que el “pre­fec­tu­ria­no” lo lla­mó pa­ra ha­blar apar­te y, sin me­diar pa­la­bras, lo to­mó del cue­llo y co­men­zó a gol­pe­ar­lo en el ros­tro. A la pa­li­za se su­ma­ron sus pri­mos y fi­nal­men­te su tí­o, quien ha­bría to­ma­do una ba­rra me­tá­li­ca y le ases­tó un gol­pe en la ca­be­za de­ján­do­lo se­miin­cons­cien­te en el pi­so, mien­tras el res­to lo pa­te­a­ba.
Al­gu­nos tes­ti­gos ase­gu­ran que al ver que el jo­ven to­da­vía se mo­ví­a, Or­tiz vol­vió a gol­pe­ar­lo va­rias ve­ces más pa­ra lue­go su­bir a un au­to­mó­vil de co­lor azul os­cu­ro y dar­se to­dos a la fu­ga del lu­gar.

Mi­nu­tos más tar­de arri­bó una am­bu­lan­cia que tras­la­dó en for­ma ur­gen­te al he­ri­do has­ta el Hos­pi­tal Es­cue­la don­de que­dó in­ter­na­do en el área de te­ra­pia in­ten­si­va en es­ta­do “de­ses­pe­ran­te de­bi­do a que pre­sen­ta­rí­a, ade­más de con­tu­sio­nes en el cuer­po, trau­ma­tis­mos se­ve­ros y frac­tu­ras en el crá­neo que son las que po­nen en ries­go su vi­da”, in­di­ca­ron vo­ce­ros po­li­cia­les.
Los con­flic­tos en­tre los Or­tiz y Fer­nán­dez al pa­re­cer vie­nen de vie­ja da­ta, se­gún alle­ga­dos al jo­ven he­ri­do. De acuer­do a da­tos ob­te­ni­dos por épo­ca, du­ran­te un tiem­po hu­bo acu­sa­cio­nes cru­za­das por pre­sun­tos ro­bos de ma­te­ria­les de cons­truc­ción y has­ta in­clu­so de con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­te que in­vo­lu­cra a los pri­me­ros, al­go que sin du­das de­be­rá in­ves­ti­gar la Jus­ti­cia. A es­tos da­tos se le su­mó tam­bién el com­por­ta­mien­to del yer­no del acu­sa­do, quien al pa­re­cer fue quien ini­ció la gol­pi­za a Fer­nán­dez, pe­ro que ade­más, siem­pre se­gún lo que re­fi­rie­ron al­gu­nos tes­ti­gos, ha­bría si­do vis­to en va­rias opor­tu­ni­da­des con su ar­ma re­gla­men­ta­ria en ma­no pro­fi­rien­do ame­na­zas.
Lue­go de es­tar va­rias ho­ras pró­fu­go, el mis­mo día pe­ro en ho­ras de la no­che, se ha­bría pre­sen­ta­do el prin­ci­pal sos­pe­cho­so del he­cho de ape­lli­do Or­tiz a la co­mi­sa­ría ju­ris­dic­cio­nal De­ci­mo­sex­ta, acom­pa­ña­do de uno de sus hi­jos. Só­lo Or­tiz que­dó en ca­li­dad de de­te­ni­do.

Con an­te­ce­den­tes
Pe­ro la his­to­ria del in­ci­den­te no que­da só­lo en la de­ten­ción de Or­tiz, ya que la Po­li­cía ini­ció una in­ves­ti­ga­ción so­bre los an­te­ce­den­tes del su­je­to y des­cu­brie­ron, en­tre otras co­sas, que ha­bía te­ni­do una cau­sa de­ri­va­da de un su­pues­to abu­so se­xual en la lo­ca­li­dad de San Lo­ren­zo por la que, al pa­re­cer, no ha­bría pur­ga­do pri­sión.
Si bien los in­ves­ti­ga­do­res por el mo­men­to tie­nen en­car­ce­la­do a
Or­tiz pa­dre, no se des­car­ta que el res­to de los hi­jos tam­bién que­den de­te­ni­dos, de­pen­dien­do de la evo­lu­ción del jo­ven y los tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos por la Po­li­cí­a.

En tan­to, su yer­no de ape­lli­do Mo­li­na e in­te­gran­te de la Pre­fec­tu­ra Na­val Ar­gen­ti­na es­ta­ría en el ojo de la tor­men­ta tam­bién, da­do que va­rios tes­ti­gos lo se­ña­lan por una de­nun­cia que pe­sa en su con­tra por vio­len­cia de gé­ne­ro y ade­más, se­ña­la­ron a épo­ca, que era fre­cuen­te que ame­na­za­ra con su ar­ma re­gla­men­ta­ria a los ve­ci­nos, in­clu­so al mis­mo jo­ven que hoy lu­cha por su vi­da en el hos­pi­tal.
Fuen­tes de la PNA in­di­ca­ron a es­te me­dio que se le abrió un su­ma­rio in­ter­no y no se descarta que sea da­do de ba­ja de la fuer­za fe­de­ral por sus an­te­ce­den­tes. El ca­so es­tá le­jos de ce­rrar­se y, mien­tras tan­to, la Jus­ti­cia aguar­da la evo­lu­ción de la sa­lud de la víc­ti­ma.

Top
A %d blogueros les gusta esto: