Tu estás aquí
Inicio > policiales > Corrientes: Joven murió luego de estar cuatro días internado por una golpiza

Corrientes: Joven murió luego de estar cuatro días internado por una golpiza

Tenía 20 años y hace una semana lo hallaron tirado en la calle. En el hospital constataron que sufrió fractura de cráneo y lesiones internas. Perdió la vida el jueves. La Policía está a la búsqueda de al menos tres hombres. El motivo de la agresión no está claro. Un jo­ven de 20 años mu­rió des­pués de pa­sar va­rios dí­as hos­pi­ta­li­za­do en te­ra­pia in­ten­si­va, co­mo con­se­cuen­cia de múl­ti­ples he­ri­das su­fri­das en una agre­sión ca­lle­je­ra, en un ba­rrio de la zo­na Sur de la ca­pi­tal pro­vin­cial.Ba­jo sos­pe­chas de par­ti­ci­par en el ata­que hay tres hom­bres iden­ti­fi­ca­dos co­mo “sos­pe­cho­sos”, a quie­nes la Po­li­cía bus­ca des­de ha­ce dos dí­as.
Fuen­tes po­li­cia­les in­for­ma­ron ayer que Car­los Da­niel Mos­que­da fa­lle­ció el jue­ves a ra­íz de se­ve­ros trau­ma­tis­mos de crá­neo y le­sio­nes in­ter­nas que afec­ta­ron, prin­ci­pal­men­te, al hí­ga­do.
En prin­ci­pio, la fuer­za de se­gu­ri­dad a tra­vés de la co­mi­sa­ría sec­cio­nal Duo­dé­ci­ma ini­ció, el do­min­go 21 de ju­nio, una cau­sa ca­ra­tu­la­da co­mo “a­ve­ri­gua­ción de de­li­to”.

Aquel dí­a, a eso de la 1:15, me­dian­te lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos al sis­te­ma de emer­gen­cias 911, unos ve­ci­nos aler­ta­ron so­bre la pre­sen­cia de un mu­cha­cho ti­ra­do en ca­lle Ba­rran­que­ras al 2900 del ba­rrio Juan de Ve­ra.
Ape­nas lle­ga­ron los pri­me­ros efec­ti­vos, ob­ser­va­ron a una per­so­na so­bre la tie­rra en po­si­ción cú­bi­to dor­sal, con vi­si­bles he­ri­das en la ca­be­za y en es­ta­do de in­cons­cien­cia.
Lue­go de so­li­ci­tar co­la­bo­ra­ción a per­so­nal de la Di­rec­ción de Emer­gen­cias Sa­ni­ta­rias, tras­la­da­ron en am­bu­lan­cia al mu­cha­cho ha­cia el Hos­pi­tal Es­cue­la.

Los mé­di­cos que asis­tie­ron al jo­ven in­for­ma­ron que el pa­cien­te pre­sen­ta­ba una frac­tu­ra de crá­neo y he­mo­rra­gia in­ter­na, se­gún los exá­me­nes re­a­li­za­dos de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Des­de el mo­men­to de in­gre­sar, su es­ta­do de sa­lud siem­pre fue crí­ti­co.
La bús­que­da de tes­ti­gos con­du­jo a lo­ca­li­zar a la ma­dre de Mos­que­da en una vi­vien­da de ca­lle Pi­za­rro, apro­xi­ma­da­men­te a tres cua­dras del si­tio en el cual su­ce­dió el in­ci­den­te, cru­zan­do la ave­ni­da Co­lón.

Alle­ga­dos a la víc­ti­ma co­men­za­ron a re­ca­bar, en for­ma par­ti­cu­lar, in­for­ma­ción de lo su­ce­di­do aque­lla no­che, e in­di­ca­ron a la Po­li­cía quié­nes se­rí­an los res­pon­sa­bles de la agre­sión que fi­na­li­zó con la vi­da del mu­cha­cho.
En las re­des so­cia­les cir­cu­ló la ver­sión de que el ata­que a Mos­que­da ten­dría re­la­ción con un de­li­to de ro­bo, o ten­ta­ti­va de ro­bo, que él ha­bría pro­ta­go­ni­za­do.
En es­te sen­ti­do, cir­cu­ló la te­o­ría de un “lin­cha­mien­to” co­mo re­pre­sa­lia a un su­pues­to ilí­ci­to.Des­de la fuer­za de se­gu­ri­dad pre­ci­sa­ron no con­tar con al­gu­na de­nun­cia o da­to for­mal en tal sen­ti­do, aun­que tam­bién di­je­ron es­tar en­te­ra­dos de ta­les “ru­mo­res”.
La pes­qui­sa, con in­ter­ven­ción de la Fis­ca­lía y el Juz­ga­do de Ins­truc­ción en tur­no, pro­si­guió con un alla­na­mien­to, re­a­li­za­do el vier­nes du­ran­te la ma­ña­na en una ca­sa de ca­lle El Ca­no, a la al­tu­ra del 2800.
Esa pro­pie­dad se­ría de los pre­sun­tos au­to­res del ata­que a Mos­que­da.
En el ope­ra­ti­vo lle­va­do ade­lan­te por par­te de efec­ti­vos de la co­mi­sa­ría Duo­dé­ci­ma jun­to a la Di­vi­sión de In­fan­te­rí­a, no se pro­du­jo de­ten­ción al­gu­na. “Las per­so­nas bus­ca­das no es­ta­ban en la ca­sa”, pre­ci­só una fuen­te del ca­so.
Pe­se a la au­sen­cia de los sos­pe­cho­sos, en ese in­mue­ble se­cues­tra­ron una mo­to­ci­cle­ta ti­po cross. Tal ve­hí­cu­lo po­dría es­tar vin­cu­la­do al he­cho su­ce­di­do a dos cua­dras de allí.

Los tres pre­sun­tos agre­so­res se­rí­an fa­mi­lia­res en­tre sí y al cie­rre de es­ta edi­ción, per­ma­ne­cí­an en ca­li­dad de pró­fu­gos.
Con una au­top­sia mé­di­co le­gal que­dó con­fir­ma­do que la muer­te de Mos­que­da se pro­du­jo a ra­íz de le­sio­nes com­pa­ti­bles con una agre­sión.
El jo­ven fa­lle­ci­do es­ta­ba en pa­re­ja, era pa­dre de un chi­co y a la ca­pi­tal lle­gó a fi­jar do­mi­ci­lio pro­ve­nien­te de la lo­ca­li­dad de Ria­chue­lo.
Res­ta­ba co­no­cer cuál se­rá la ca­rá­tu­la de­fi­ni­ti­va una vez re­co­lec­ta­das to­das las tes­ti­mo­nia­les po­si­bles, in­for­me de pe­ri­cias y re­sul­ta­do de au­top­sia por­me­no­ri­za­do.
“Jus­ti­cia por Mos­que­da, es­to no va a que­dar así”, pos­teó en Fa­ce­bo­ok una mu­jer de su en­tor­no fa­mi­liar.

Top
A %d blogueros les gusta esto: