Tu estás aquí
Inicio > policiales > Conmoción en el barrio Arazaty por un vecino que asesinó a su perro a balazos y lo descartó en un basurero

Conmoción en el barrio Arazaty por un vecino que asesinó a su perro a balazos y lo descartó en un basurero

Ocurrió en una vivienda ubicada por Las Heras, a metros de la avenida costanera Juan Pablo II. El hombre, que sería oftalmólogo, llegó al mediodía de ayer a su casa muy ofuscado y le gritó al perro para que entre a la casa. Como no le hizo caso, lo habría arrastrado y una vez dentro le propinó al menos tres disparos, que fueron escuchados por los vecinos.

Un oftalmólogo que vive en el barrio Arazaty fue denunciado por sus vecinos y por activistas del bienestar animal, por haber matado a su perro a balazos ayer al mediodía y luego descartar el cuerpo en un contenedor de basura.

La denuncia del lamentable hecho fue realizada por el titular de la Fundación Grupo Patitas, Hector Leguizamon, luego de que los vecinos del barrio le avisaran de lo sucedido y donde había sido descartado el animal.

«Ayer a las 13:20 me llama una vecina del barrio Arazaty, avisando que se escucharon disparos dentro de una casa. Todos estaban consternados porque un vecino le disparó a su propio perro. Según cuentan los testigos, él llegó enojado, ofuscado por algún motivo. Bajó del remis, le ordenó al perro que vaya adentro. No quiso entrar, entonces lo llevó adentro y le disparó», relató Leguizamon.

«La señora me informó que tras haberlo matado al perro, llevó el cuerpo hasta el contenedor que está en la esquina de Costanera Juan Pablo II y Las Heras. Fuimos a constatar que el perro estuviera allí y llamamos a la Comisaría Segunda, donde radicamos la denuncia», agregó.

«El perro tiene tres impactos de bala, todos con orificio de salida. El perro era un mestizo bastante grande. Era conocido en la zona porque andaba por la calle, por las playas», detalló.

«El perro también tenía una quemadura reciente en el lomo, porque se le arrancaba la piel fácilmente», agregó Leguizamon.

Tras la denuncia, los peritos de la policía fueron a sacar el cadáver del animal del contenedor y lo revisaron en la Comisaría, tras lo cual informan que para hacer la necrosis (autopsia) debían esperar hasta el día siguiente y conservar el cuerpo refrigerado.

La organización se movilizó a través de redes sociales y consiguió un freezer para mantener el cuerpo hasta esta mañana, cuando finalmente se realizó el examen detallado del cadáver del can.

«Se conservó gracias a la invalorable colaboración del Centro Forense del Hospital Llano, donde estuvo refrigerado hasta esta mañana, que le hicieron los exámenes. Los resultados ya fueron remitidos a la fiscalía de Instrucción que entiende en el caso», indicó el proteccionista.

«Por la peligrosidad del accionar de este hombre, que usa un arma de esta manera, se va a pedir una pericia psiquiátrica. Yo lo vi hace un rato salir de su casa, imagino que yendo a su consultorio a trabajar, y sigue alterado el hombre. No sabemos si lleva el arma con él», manifestó Leguizamon.

La denuncia realizada contra el oftalmólogo es por infracción a la Ley Nacional 14.346, del Código Procesal Penal, de Protección Animal y por abuso de armas de fuego.

«Los vecinos están bastante alterados con él. Hay mucha conmoción. Él vive en frente de las torres que están construyendo, y como fue a la hora del almuerzo, los obreros vieron y escucharon todo lo que pasó. Muchos se ofrecieron como testigos y él ya se declaró culpable, ya fue a la Comisaría a dar su descargo», señaló.

«La Ley de Protección Animal tiene 60 años y es un chiste. Prevé de 15 días a un año de prisión. Ahora se está viendo si se la modifica. La condena que tenga este hombre no va a ser severa, será ínfima. El peor castigo que recibirá, será el acoso social que vivirá permanentemente, como ya pasó con otros casos. La gente está muy conmocionada y no lo van a dejar en paz», dijo finalmente Leguizamon.

Top
A %d blogueros les gusta esto: