Tu estás aquí
Inicio > policiales > Beba de un año murió por electrocución

Beba de un año murió por electrocución

Habría rozado un cableado defectuoso de la casa y esto le provocó una fuerte descarga. La criatura ya habría llegado sin vida a un centro de salud.

Una be­ba de un año mu­rió ca­si en for­ma in­me­dia­ta, lue­go de re­ci­bir una ful­mi­nan­te des­car­ga eléc­tri­ca de par­te de un pre­ca­rio alar­gue ubi­ca­do en el in­te­rior de un pa­si­llo de su ca­sa, don­de se en­con­tra­ba dan­do sus pri­me­ros pa­sos. Su pa­dre la lle­vó has­ta el hos­pi­tal ca­si en for­ma in­me­dia­ta pe­ro ya ha­bía lle­ga­do sin vi­da, in­for­ma­ron ayer fuen­tes po­li­cia­les de la ciu­dad de Mer­ce­des.
Se­gún pu­die­ron de­ter­mi­nar las pes­qui­sas, el des­gra­cia­do epi­so­dio ocu­rrió de for­ma ac­ci­den­tal, cuan­do la ni­ña se en­con­tra­ba en in­me­dia­cio­nes de un pa­si­llo de la vi­vien­da. En el mis­mo lu­gar es­ta­ba des­ple­ga­do un pre­ca­rio alar­gue, que es­ta­ba ro­to, con ca­ble ex­pues­to y sin pro­tec­ción, se­gún re­fi­rie­ron los pro­pios pa­dres.
Só­lo un des­cui­do de los pro­ge­ni­to­res de la ni­ña bas­tó pa­ra que se de­sa­ta­ra la tra­ge­dia, cuan­do ro­zó el ca­ble y es­to ge­ne­ró una des­car­ga de al­to vol­ta­je so­bre el pe­que­ño cuer­po de la be­bé. Sus pa­dres no­ta­ron el in­ci­den­te y tras­la­da­ron en for­ma ur­gen­te has­ta un cen­tro de sa­lud a la ni­ña he­ri­da. Pe­se a las ta­re­as re­a­li­za­das por los fa­cul­ta­ti­vos, no pu­die­ron re­ver­tir el cua­dro, pues ya ha­bía in­gre­sa­do sin sig­nos vi­ta­les, in­di­ca­ron vo­ce­ros po­li­cia­les.
Efec­ti­vos de la co­mi­sa­ría Ter­ce­ra de la ciu­dad de Mer­ce­des lle­ga­ron has­ta la vi­vien­da don­de ocu­rrie­ron los he­chos y pu­die­ron cons­ta­tar la exis­ten­cia del ca­ble­a­do de­fec­tuo­so que le ha­bría pro­vo­ca­do la muer­te a la ni­ña. Fuen­tes po­li­cia­les ma­ni­fes­ta­ron que la au­top­sia que se le ha­bría re­a­li­za­do con­fir­mó que la muer­te fue por elec­tro­cu­ción. Pos­te­rior­men­te el cuer­po de la be­bé fue en­tre­ga­do a la fa­mi­lia pa­ra su pos­te­rior in­hu­ma­ción.

Top
A %d blogueros les gusta esto: